Mar Segura, de «Mujeres ricas», una cateta con pretensiones


«Yo no pregunto el precio de las cosas, cuando quiero algo, lo quiero ya«, esta frase define muy bien a Mar Segura, una mujer que expone su vida de «pseudolujo» en el programa «Mujeres ricas» de La Sexta.

El exitoso formato de La Sexta presenta casi a modo de caricatura de señora adinerada a Mar Segura, una mujer de 40 años, que se define como una apasionada del arte, la moda y la navegación. Pero en realidad pareciera que ha heredado unas hectáreas de invernaderos y con la venta se ha comprado ropa de marca.

Sus pasiones se reflejan en frases que destilan clase, pero no sabemos qué clase…»La gente sabe lo que cuesta un Miró, a partir de los 300.000 euros, hazte una idea», comentaba Segura con un vestido Gucci, lo propio para ir a una galería de arte…según ella.

Pero su definición de arte deja en mantillas al mismísimo Mario de Michelis, «La mirada es lo más importante en el arte, es el fruto de un elaborado estudio de técnicas, de dibujo, de colorido, que es como el artista refleja su forma de ver la vida. Y nosotros la vemos así como él, ¿verdad?, pregunta a su marido Gabriel, un señor mayor que ella, con el que lleva quince años casada. Al menos él habla menos y parece tener algo más de saber estar. Tras esta parrafada metafísica, su marido «rico» le dijo que en tiempos de crisis hay que apostar por nuevos artistas, una forma educada de decirle: ¡que no te compro un Miró!, ¿te crees que somos millonarios de verdad?

Mar vive en Almería, su acento de vocales abiertas la delata, y regenta una empresa de eventos, tiene una casa en una urbanización de lujo de la zona, y enfrente el puerto marítimo en el que atraca su velero.

Si quereis reír un rato podeis verla en «Mujeres ricas», su aspecto de cateta con pretensiones de mujer cosmopolita, con modelitos cada vez menos apropiados para la ocasión, su sombra de ojos a juego con la ropa y sus uñas infinitas de porcelana no tienen desperdicio. Está a mitad de camino entre un personaje de «Pink Flamingos» y la pescadera de mi barrio.

61 comentarios en “Mar Segura, de «Mujeres ricas», una cateta con pretensiones”

  1. Mar es como un animalito que se sabe lindo pero con poco caché.Tiene que hacerse el amigable para salvar el pellejo.Este personaje realmente se ha creído su papel de chica alegre a piés juntillas,lo borda. (¿Estará contratada bajo esos términos o es así de tonta?)Cuesta trabajo creer que haya materia gris funcionando debajo de tanto pelo mal teñido.Da un poco de pena,ya digo,como un conejillo que saca el cuello para que se lo rebanen..Parece que su único mérito es haber conservado la línea ( la delgada línea porque tiene menos carne que un mosquito ,las rodillas recuerdan a Olivia la de Popeye y la pechera se ve claramente que es postiza)y el marido ( una víctima de la más antigua de las tácticas:te camelo por tu dinero).Pobre hombre,espero que sepa dar un último timonazo y salvaguardar lo que le deje semejante zorrón después del divorcio ( que se ve venir,en tanto en cuanto camele a otro desgraciado con más billetes que el almeriense).Una cosa le rogaría:menos uñacas postizas de putón de película porno y más estudiar,que te faltan recursos y carnes,encanto.No la jodas

  2. «Que pena» hasta donde yo veo, aquí no se está juzgando a los ricos. Bien al contrario, desde mi punto de vista se merecen todo mi respeto y admiración aquellos que han sabido hacer dinero con su visión empresarial, creando empleo y riqueza. Hay que saber ganarlo, conservarlo y reinvertirlo. ¡Nada menos! Yo misma tengo una empresa y aspiro a ganar lo máximo posible. Arriesgas para ganar y es algo muy legítimo.
    Lo que estamos comentando aquí son las características del personaje «Mar Segura». No tiene cultura, ni saber estar, ni educación… Es un esperpento en sí misma. Aparte del dinero que tenga. Rectifico: dinero que no tiene, sino que chupa de un pobre incauto, todo en ella es artificial, se contradice constantemente y se la ve embobada admirando a Olivia, que sí tiene clase y posibles propios propiciado por su bagaje personal.
    Si hablamos de envidiosos creo que encontraremos en los dos bandos. En la parte empresarial y en la trabajadora. Es otra historia que no se debate aquí.

  3. Sorprendente, se diría que el autor de la nota y la mayoría de los comentaristas leen a Hegel en alemán. No creo que se pueda encontrar un ejemplo más grosero que el juzgar a otros por pecados tan veniales.

  4. Juanito Roberpierre, no hace falta leer a Hegel en alemán, aunque yo en mi caso si leo a Jhering en la lengua de los teutones para darse cuenta del pelaje de esta señora. Tienes razón que los pecados de Mar son veniales, los «malos» están en la cárcel sin duda. Ella al menos no hace mal a nadie intentando aprentar ser una snob. Y ejemplos groseros de análisis de personajes que hacen pública su vida…enciende la televisión y los encuentras. Gracias Juanito por leerme

  5. Juanito Roberpierre, no hace falta leer a Hegel en alemán, aunque yo sí leo a Jhering en la lengua de los teutones, para darse cuenta del pelaje de esta señora. Tienes razón que los pecados de Mar son veniales, los “malos” están en la cárcel, sin duda. Ella al menos no hace mal a nadie intentando aprentar ser una snob. Y ejemplos groseros de análisis de personajes que hacen pública su vida…enciende la televisión y los encuentras. Gracias Juanito por leerme

  6. Del centro de Almería

    Buenos días,

    Vivo en el centro de la capital de Almería, y acabo de ver esta página.
    Hay mucha gente de esta ciudad, que por algún familiar o amigo conoce a Mar Seguro o a su marido.
    Ella empezó de azafatilla en la televisión que tenía su maridito en el Ejido, hasta que no se lo ligó no paró. De hecho no hace mucho que su marido ha casado a unas de sus hijas. Esta mujer es una atrapa carteras, su marido puede ser su padre perfectamente, ella lo engatusó y el se quedaría loco al ver lo buena que estaba hace de esto 10 años, si hoy en día esta buena pues hace 10 estaba más.
    Otro dato ella no tiene 41 años, estudió con mi primo en la salle, y tiene 43 años.
    Por su cumple, hizo una fiesta en Carboneras, donde fue nombrando gente con nombres y apellidos a los que no pensaba invitar, hay que tener pocas luces para decirlo fuerte y en la televisión.
    Otro dato, cuando invitó a las 2 hermanas rubias de madrid, que no se cual de las dos dan más pena, invitaron a su cortijo a 2 señores, si se les puede llamar así, a Juan Antonio Navarro y Enrique Verdejo, pues vaya perlas, si se los llegan a ligar. El primero divorciado con un hijo…que para que contar…que podría ser el padre de una de ellas, pero es que el segundo Enrique….con novia, o por lo menos un día antes de salir en la tele, y feo rematado, más granos no puede tener, pero claro como este último esta superforrado, pues nada hija, que ese es bueno para mantenerte.
    Lo dicho, la Mar esta, ni es tan rica ni es tan guapa, el dinero no es de ella es del currante del marido, y lo de guapa, hay que preguntarle al botox, que es el artifice de esta cara.
    Vaya con la bicha, Almería no es muy grande y aqui se conoce todo el mundo.
    Saludos a todos y FELÍZ NAVIDAD!!

  7. Esta Mar, de clase no tiene nada. Esta se nota que ha pasao mas miseria que nada y al camelarse al «GRABIEL» como ella le llama (lo que demuestra que es una inculta) se ha visto con cuatro duros y ya se cree que es la Reina de Saba. Me parece un insulto y mas con la situación económica que estamos pasando. En los almacenes me gustaría verla trabajando haber si se le quita la tontería de una vez.
    Esta se cree que ha salido de sexo en Nueva York, pobrecito su marido, yo no aguantaría estar casado con una tia así.
    Es mas, ¿como alguien puede decir que no tiene instinto maternal porque no sabría de que hablar con su hijo? ¿que se ha escapado, de los mundos de Yupi?, un corazón negro y frio como el hielo se ve en esa mujer. Caprichosa, inculta, tonta y definitivamente cateta como ella sola.
    Da vergüenza ajena
    S

  8. Vi por primera vez por primera vez este programa que ahora emiten en nova (¿tras la fusion con la sexta?)..Yo lo esperaba más sensacionalista, la verdad, no coincido con esta opinion.Tambien da la impresión de que las tonterias las dicen porque estan delante de una camar
    a, se ven los caretos que ponen un segundo después. Por cierto, me ha parecido un mal programa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *