Mejor solo que mal acompañado

Tu edad, el estado civil de tus amigos o cualquier convención social no debe ser motivo para echarte novio. Es más, hay unas cuantas razones para que permanezcas soltero, que no célibe:

1.- Puedes cultivar tus amistades, cuidarlas, dedicarles tiempo. Al fin y al cabo, en la mayoría de los casos, las parejas pasan pero los amigos permanecen.

2.- Puedes decorar tu casa como quieras. Ya no necesitas tener a la vista las fotos horteras de cuando tu novio era joven, o esos recuerdos de cuando estuvo de viaje con su ex.

3.- En muchos casos el sexo mejora. El amor es muy bonito, pero la rutina en la cama produce bostezos, mientras que si varías tus amantes todo es más divertido. Tampoco tienes que someterte ya a los gustos de tu pareja. Busca algún chico que te guste y os compenetreis en gustos amatorios.

4.- Ganarás en salud. En cuanto nos echamos novio dejamos de hacer ejercicio, salvo el estricto que requiere el “débito conyugal”, y salimos de cenas y comidas. Esto muchas veces suple la falta de comunicación, ¿a quién no se le suelta la lengua con un buen vino y un poco de foie?. Pero los solteros se cuidan al máximo para” dar caza” al chulazo de turno.

5.- Puedes dedicarte a tu carrera profesional en cuerpo y alma. Si tu pareja también tiene alguna carrera profesional quizás te entienda y te de tiempo, pero también puede que os separeis más. Si tu pareja no tiene una carrera por la que preocuparse, da tu relación por terminada.