Muscle Bear, la evolución del gay

Un muscle bear es un “oso musculado” u “oso de diseño”, hombres grandes, de gimnasio, con mucho volumen y con la barba y el vello corporal recortados a la perfección. Atrás han quedado los hombres con el torso como el culito de un bebé, pobres de los que se eliminaron el vello con láser, pues quedarán lampiños y exiliados del olimpo de los muscle bear para siempre.

Los osos de diseño tienen algo que les define, se esfuerzan en el gimnasio con horas y horas de rutinas de musculación y dietas proteínicas para conseguir bíceps y pectorales con volúmenes de película. Y sobre esos cuerpos apolíneos dejan crecer su vello corporal y facial.

En cuanto a la vestimenta, hay de todo, desde los que parecen dandys con camisa de cuello inglés y pantalón de vestir, marcando,  eso sí, del estilo de Nacho García de Vinuesa.  Hasta los urban, con vaqueros y polos, que dejan intuir sus músculos tensos. También estan los amantes de la ropa deportiva y las “zapas”, para los más morbosos.

Con esto consiguen ser el pardigma de la virilidad y han coseguido desbancar a las “musculocas”, chicos de gym, pero con más pluma que un marabú y sin un pelo en todo el cuerpo.

Este nuevo estereotipo se ha impuesto y ahora son los que más triunfan, son la prueba de que virilidad y homosexualidad pueden ir de la mano.