New Balance, barba y cabeza rapada

Calza unas zapas New Balance inmensas, de esos pies grandes que prometen, luce una espesa barba morena y lleva el pelo rapado. Pinta bien, ¿verdad?, la única pega es que mi amigo “Roque” es hetero, casado y con dos hijos como dos ángeles.

Los gays nos hemos apropiado de estéticas y marcas, de modo que si nos cruzamos un tío como este por la calle no dudaremos de que es “uno de los nuestros” y por sus zapas New Balance, además cañero. Marcas como Abercrombie, Fred Perry, New Balance, Bikkembergs, G-Star Raw y otras, han sido fagocitadas por el colectivo gay, convirtiéndolas en seña de identidad, en iconos. De esta menera si vemos un tío con unas New Balance, y si son de cuero más aún, no dudaremos de que es un cañero en la cama y que no dudará en escupirnos en la cara en el momento del éxtasis amatorio.

Así ha ocurrido también con la barba y la cabeza rapada, que si bien antes eran distintivos de los machos heteros, ahora son típicamente gays. Pero en estos usos estéticos hemos abusado y desvirtuado estos iconos viriles, pues podemos ver “maris” con más pluma que un zorzal luciendo barbas, y calvos como bombillas rapándose los laterales de la cabeza y diciendo que son “rapados”.

Así que una advertencia, heteros, ¡cuidado con lo que os ponéis!