Condenado el Ayuntamiento de Pamplona por homofobia contra un policía

El Ayuntamiento de Pamplona ha sido condenado a pagar 11.235 euros a un policía municipal por el acoso al que era sometido en su trabajo por parte de sus compañeros homófobos, que se dedicaban a escribir “maricón” en los baños de la policía junto al número de placa del demandante.

El policía acosado ha declarado que todo empezó en 2008 cuando dio parte a sus superiores de una detención violenta por sus compañeros. Desde entonces aparecían papeles en su taquilla, en los que se había escrito “marika kampora“.

El policía tuvo que darse de baja por acoso, y pidió judicialmente una indemnización por vulneración de sus derechos fundamentales. El Ayuntamiento de Pamplona dijo que ya se había investigado y que era imposible identificar a los culpables.

El juez lo ha tenido más claro, declarando en su sentencia: “existe una situación de hostigamiento hacia el policía por las pintadas homófobas y vejatorias, que sólo pudo escribirlas otro policía municipal”.