La iglesia católica de Valencia dirá en los colegios que ser gay es una disfunción

La iglesia católica valenciana, con el consetimiento del consejero de Educación, Alejandro Font de Mora, ha elaborado un programa de educación sexual, que afirma  que las relaciones homosexuales son disfuncionales.

Está claro que es una ofensa para las personas homosexuales y para los contribuyentes no homófonos de la Comunidad Autónoma valenciana. Pero recordemos que el programa de educación sexual es voluntario. Lo ha organizado en Instituto Pontificio Juan Pablo II, lo lamentable es que se haga con los fondos y el consentimiento de la Consejería de Educación, que debería velar por el respeto a todos los ciudadanos.

Algunas de las “perlas” del programa son: “las relaciones sexuales humanas han de ser realizadas por los esposos que acogen la vida”. Si entendemos “acoger la vida” como procrear, no serán tampoco relaciones sexuales humanas las que tengan parejas heterosexuales estériles, o ancianas, o que no sean miembros de la iglesia católica y vivan en concubinato.

Otra de las joyas de la iglesia católica valenciana,  “las relaciones sexuales entre homosexuales no deben considerarse de esposos/padres”. Se pasan por el “forro” el Código Civil” español, que considera matrimonio las uniones homosexuales.

Esperemos que después de este lavado de cerebro a sus adeptos elaboren otro “manual” para curas pederastas, como Marcial Maciel, fundador de la Legión de Cristo. Según la investigación ordenada por Benedicto XVI, procreó varios hijos siendo sacerdote, fue  acusado de abuso sexual a varios niños y seminaristas, incluyendo a sus propios hijos. En febrero de 2010, la Legión de Cristo reconoció las acusaciones de abuso sexual a menores y se desvinculó de su fundador.