Nuestra vida sexual y amorosa es pública

“Fulanito ya no está con menganito, ¿no lo has visto en Facebook?”. Gracias a las redes sociales, Facebook, Tuenti, Bakala, Gaydar… nos enteramos tanto de la vida sentimental y amistosa de nuestros conocidos, como de sus preferencias sexuales.

En las redes sociales convencionales, como Facebook, estamos al tanto de dónde trabajas, quiénes son tus amigos, dónde has veraneado… y por el dichoso “estado” y las fotos pertinentes, no hace falta ser muy listo para seguirte la pista sentimental. “Fulanito tiene una relación con menganito”.

Para eludir el “Googleo” de las empresas, que lo hacen para su selección de empleados, ideamos nombres rocambolescos para que no nos localicen, como Juan Ypunto, Paco Ynadamás… Quizás podamos eludir a las multinacionales, pero nunca a las maris de nuestra ciudad, que al final se enteran de todo, te quitan los novios y publican indiscreciones sobre ti.

Hasta aquí todo bien, pero si encima combinas esta información con el perfil de alguno de tus conocidos en las webs gays de contactos… además de enterarte de si le gusta vestirse de lagartarana para el coito, te enterarás de que es una pareja abierta o que uno de los dos lleva más cuernos que un saco de caracoles.

Quizás tanta información nos abrume, pero nosotros somos los únicos culpables de las consecuencias negativas de este afan exhibicionista que nos tiene embriagados.