The Acid Queen- Estética gay III

Bueno,  bueno, lo que se encuentra uno cuando se mete en los garitos de la noche de cualquier ciudad, realmente hay modas que no entiendo.

Una de las que más chocante me ha parecido es la de “como ser una [email protected] y no morir en el intento“, a ver [email protected] con lo barata que es el agua , con lo tonificante que es una ducha caliente por las mañanas…

Me parece un tanto raro, por aplicarle un adjetivo extraño, como el tema en si mismo, la moda de ciertos locales en los que cuando te acercas a la entrada, si hueles a colonia, a recién lavado, a recién duchado, te dicen que nones, que no puedes entrar… pero que es estoooooooooooooooooo

Una cosa es el sexo sucio, otra es ser una guarra con todas las letras, puede tener su encanto, su morbillo el olor de la piel con el sudor del día, pero eso de no lavarse, que levanten el alerón y te caigas del golpe de olor, que parece que se les han muerto los enanos que habitan en la axila hace unos cuantos siglos, pues no…

Observar a veces es bueno, otras preocupante, sales un par de noches, vas a los mismos garitos y te das cuenta que hay tíos que llevan la misma ropa un día tras otro… que assssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssco, [email protected]

Parto de la base de que mientras dos adultos estén de acuerdo, todo es perfecto, todo es tolerable y aceptable, porque es un acuerdo entre dos personas, o mas… pero cuando ya la cosa afecta a los que los rodéan, empieza a ser molesto… a mi no me asusta nada, ni la lluvia dorada, ni la ácida ni cualquier tipo, mientras a mi no me salpique claro, allá cada cual.

No quiero decir con esto que haya que caerse dentro del bote de perfume, cosa que también odio, y que es cierto que [email protected] se pasan, pero eso de ir mareando a los demás, [email protected] un poco de higiene mínima, básica…

Viva el gel de avena, el jabón lagarto o cualquier tipo de sucedáneo que evite los desmayos de los que os rodean, sobre todo si tenemos en cuenta de que vamos camino del verano, [email protected] si seguimos así acabaremos como los japoneses, paseando y saliendo de copas con la mascarilla en la cara… y no la de belleza, sino la anticontaminación