Torremolinos, paraíso gay, chulazos y pescaíto frito

Chulazos de toda Europa, playas impresionantes y buen pescado a la brasa definen Torremolinos, el tercer destino gay en España tras Madrid y Barcelona. Yo os voy a contar mi fin de semana con un par de amigos, Clares y Jaime, en este pueblecito malagueño. Nuestro centro de operaciones lo reservamos muy cerca de “La Nogalera”, las galerías donde se concentran la mayoría de bares gays.

Una vez allí hay que coger color y echar un vistazo en la playa de “Poseidón”, seas de donde seas, seguro que te encuentras a alguien de tu ciudad, como nos pasó a nosotros. Esta visita playera es ideal para coger un tono moreno… que por la noche favorece un montón. Además, desde las tumbonas de la playa, tomando esa sangría legendaria con vermouth, brandy y tinto con trocitos de naranja y limón, aprovechamos para echar un ojo a los chulazos, a los que acecharemos por la noche.

Después ducha, cenita y sesión de “chapa y pintura”, que si me recorto el pelo del pecho, que si me perfilo la barba, que si me echo esta crema o la otra, pero siempre viriles, que las maris flojas ya no se llevan. No menos importante es la indumentaria, este año arrasan las camisetas de algodón con la sisa recortada hasta el infinito, a lo “Fama a bailar”, que dejen ver el material que hay debajo.

Entonces te tiras a la calle, desde tu hotel ya ves los grupos de chicos con ese look veraniego que les favorece tanto, ir hacia “La Nogalera”. Parada obligada es “Morbo’s”, un local de transformismo para la primera cerveza y unas risas. Después vamos a “Parthenon”, con dos alturas, ofrece música y vídeos pop y abajo músca más house-disco, con jaula de gogó incluida. Además, en este local podeis disfrutar de la presencia de la “Lady Gaga de Torremolinos”, buscad en Facebook “Carmen Torremolinos”, ¡muy fuerte!

Visita obligada, al menos para ver a los porteros es “Emporio”, y a eso de las 3h. nos vamos a la disco “Home”, que no pillemos cola, me refiero a gente formando para entrar… La música es muy cañera, hay espectáculo de gogós de calidad, menos uno que es la versión artículo de broma, ya le veréis. Los chulos que van son de infarto, y cuando se quitan las camisetas…. ¡uf!. Este finde estaba el archiconocido adepto al fitness Rafa Martín. ¡Yo el año que viene me pillo un apartamento para 15 días!