Qué no debes hacer durante el rasurado

Cosas a evitar durante el afeitado

Cosas a evitar durante el afeitado

Afeitarse es uno de los principales rituales que integra los cuidados personales de cualquier hombre, pero aunque esto parezca una actividad muy sencilla y habitual, lo cierto es que si se comenten algunos errores, más frecuentes de lo que uno creería, pueden surgir los también frecuentes problemas del acné, vellos enterrados o lesiones, por lo que, para que evites problemas muy molestos y antiestéticos, aquí te comentamos cosas que no debes hacer durante el rasurado.

Rasurados en seco

Ya sea porque cuentas con poco tiempo, o porque utilizas maquinas de afeitar eléctricas, el rasurase en seco puede provocar sarpullidos y erupciones cutáneas, además de facilitar la aparición de vellos encarnados, por lo que resulta más conveniente que utilices métodos de afeitado que incluyan una previa humectación de la piel, y una apertura de los poros a través del uso de vapor o agua tibia.

Afeitarte de forma apresurada

Es comprensible que afeitarse todos los días, especialmente cuando se cuenta con poco tiempo, puede resultar algo aburrido y desesperante, pero si te rasuras de una forma rápida y despreocupada, los resultados indeseados no compensarían en nada los breves minutos ganados. Por ello mismo, es mejor que le dediques el tiempo suficiente para practicarte un rasurado tranquilo y cuidadosamente, y así evitarás cortes y zonas mal rasuradas, que, créeme, se notan!

Escatimar la espuma de afeitar

Ya sea espuma de afeitar, gel o un simple jabón de tocador (aunque no es el más recomendable), no es conveniente que escatimes su uso a la hora de rasurarte, pues ellos son los que permiten que la maquina o la hoja de la maquinilla resbale de una forma suave y certera sobre la piel, cortando el vello pero sin dañar el cutis.

Además, ten en cuenta que si eres de los que pasan la maquinilla varias veces por la misma zona para obtener un rasurado perfecto, es conveniente que utilices espuma de afeitar varias veces sobre esa zona.

Comenzar por las zonas difíciles de afeitar

Aunque esto pueda parecerte lógico, debido posiblemente a que estarías utilizando la maquinilla en su mejor estado sobre las partes difíciles, en realidad lo mejor que puedes hacer es dejar las zonas difíciles del cutis para el final del afeitado, ya que así permitirás que la espuma de afeitar o el producto que utilices haga un mayor efecto suavisante y reblandecedor sobre esos lugares, que suelen ser debajo de la nariz y alrededor de la boca, donde crecen los vellos más gruesos y firmes.

Utilizar maquinillas viejas

Es verdad que una maquinilla de afeitar puede ser utilizada para varios rasurados, y en tiempo de crisis todos solemos extender lo máximo posible la vida útil de las cosas, pero lo cierto es que si nos sobrepasamos en este caso, y terminamos rasurándonos con maquinillas embotadas, sucias u oxidadas, el resultado seguramente será un mal afeitado, con grandes posibilidades de cortes y hasta de infecciones, por lo que lo más conveniente es que cambies tu maquinilla de afeitar con regularidad, y una vez utilizada la limpies perfectamente, preferiblemente sin el uso de agua, que puede llegar a oxidarla.

Ir arriba