El decálogo de los gays cainitas

Tras este titular grandilocuente se cobija una reflexión en voz alta, un conjunto de tópicos y generalidades que susurran verdades como templos sobre el «mundo gay».

Mi experiencia vital, diez años de ambiente a las espaldas, y alguna que otra relación sentimental me han revelado ciertas pautas que rigen a algunos gays. En esta afirmación «metámonos todos y sálgase el que pueda»…me encanta parafrasear a la Campos.

1.- El gay con un buen físico, un «chulazo de gym», no le da la más mínima oportunidad a un chico normal ni para una amistad.

2.- El gay «cultureta» no se preocupa de conocer al «cachas» porque cree que es idiota.

3.- El chico promiscuo trata a los chicos fieles o de relaciones ordenadas como si estuvieran desperdiciando su vida.

4.- El gay «con pasta» puede ser el chico más clasista del mundo, y se jactará de su situación haciendo todo el alarde que pueda de su buen reloj, su ropa de marca y su «pisazo».

5.- El gay que por su profesión o por hobby ha viajado se hará odioso, pues su único tema de conversación son las ofertas de tal o cual compañía de low cost y las veces que ha estado en Londres.

6.- El chico entendido que vive en Madrid, aunque en realidad haya nacido en «Orejilla del Sordete», tratará al gay de provincias (término anticuado donde los haya) como un cateto.

8.- Si un chico gay quiere una relación contigo y tú no accedes, ya ni siquiera te volverá a saludar, ni mucho menos se interesará por tu amistad.

9.- El gay que se entera de que tu relación ha terminado o que tu novio te ha sido infiel, se lleva la mayor alegría del día.

10.- El gay gordito optimiza su situación: se deja barba y dice que es un «oso»…

Como ya dije, todo esto son tópicos…o no. ¿Estais de acuerdo?