Intereconomía en quiebra, pide dinero a sus espectadores

La cadena de Julio Ariza desmiente que la iniciativa de pedir dinero a los espectadores se deba a  problemas financieros de la empresa. Explica Ariza que se debe a que la cadena quiere ser más libre para “continuar en el mercado con los contenidos y el ideario que nuestros usuarios desean”. Tiene más razón que un santo, ¿qué empresa que quiera vender su producto va a elegir anunciarse en este medio de propaganda ultraderechista?

Wyoming, aprovechando la situación, hace leña del “arbusto podrido”, Intereconomía en quiebra, y ha creado la campaña “Save the Fachas”, para recaudar dinero con huchas entre los viandantes.

Intereconomía acusa al Gobierno de sus problemas económicos, que a la vez niegan tener, por haberlos cambiado de canal. Dicen que así sus espectadores no les pueden encontrar.

En un alarde de optimismo, el grupo propagandístico, Intereconomía, propone un modelo de financiación mixta, entre publicidad y dinero de sus espectadores. Al menos la Audiencia Nacional les ha librado de pagar los 100.000 euros de multa por su campaña “364 días de la gente normal y corriente” haciendo referencia despectiva al Orgullo Gay. Finalmente se han librado diciendo que su crítica se refería a un “acto que no es representativo de la totalidad de los homosexuales”.