El abucheo de Gallardón por censurar el Orgullo Gay se confunde con el 15-M

Gallardón se agarra a una Ordenanza Municipal contra el ruido para prohibir los conciertos en la madrileña plaza de Chueca, cuna del Orgullo Gay en España. Esto le ha valido al alcalde del PP una “cacerolada” cuando paseaba al perro por la Plaza de Santa Bárbara, cerca de su domicilio.

Gallardón, sin el pedestal que le garantizan el Palacio de Comunicaciones, los coches blindados y demás pompa, tuvo que oír gritos de “¡fuera, fuera!”, cacerolas y silbatos, protestando por el acoso que está haciendo al Orgullo Gay en Madrid.

Este alcalde, de mente abierta por haberse criado a la sombra de un consejero de D. Juan de Borbón, dijo todo indignado: “Aquí viven mi mujer y mis hijos. Hacerle esto a mi mujer y a mis hijos no es de justicia”. Pues recuerda Albertito que tampoco es de Justicia que el partido al que perteneces haya interpuesto un Recurso al Constitucional para evitar que los gays contraigan matrimonio. Así que los cargos con sus cargas, te aguantas con los gritos y que tus hijos sepan quién eres y lo que persigues.

Pero, ¿verdaderamente estos ataques al Orgullo Gay en Madrid se deben a las molestias para los vecinos?, o ¿es Ana Botella y otros ultraconservadores los que atacan?. Ahora que el PP gobierna en todas las administraciones locales y regionales, que tiemblen las “Fallas” de Valencia, las “Hogueras de San Juan”, los Carnavales de Cádiz y “La Tomatina”. Creo que estas fiestas no se tocarán, porque no reivindican el orgullo de un grupo social, los gays, perseguido secularmente.

Gallardón va a recibir a los organizadores del Orgullo Gay el próximo martes, según ha comunicado el presidente de FELGTB, Antonio Poveda.