Lo que nunca debes hacer en una cita

“Todo fue genial, pero nunca le volví a ver el pelo”. Esta es una de las frases más comunes en las reuniones de amigos, cuando contamos nuestras “batallitas”. Aquí os dejo algunos consejos, que os pueden ser útiles, para garantizar al menos un café después de la primera cita:

1.- No le preguntes por sus sentimientos hacia ti nada más terminar el acto amatorio. Espera al menos que se aparte de ti unos centímetros. Aunque lo ideal sería dejarlo dormir, que se de una duchita y que desayune tranquilo… después hablale de lo que quieras.

2.- Jamás compares a tu pareja de cama con otro de tus amantes (al menos delante de él). Nada hay que decir acerca de las comparaciones de tamaño…confío en vuestro decoro.

3.- No te dejes hacer, ten iniciativa, que no tiene por qué significar mostrarse “activo”…tu ya me entiendes. Esto vale para la primera cita y para todas las demás.

4.- Jamás finjas un orgasmo (en contra de lo que hombres heteros y mujeres piensan, es posible finjir un orgasmo masculino, pero no daré más detalles). Si ves que no lo vas a conseguir, centrate en el otro.

5.- Hay que ser espontáneo. Si se tercia hacerlo sobre tu nueva alfombra…no lo dudes, hay más tintorerías que chulazos dispuestos a una noche de sexo.

6.- No te cortes a la hora de hacerle entender lo que te gusta en la cama. No quiere decir que saques el látigo de siete colas, pero probablemente le guste hacerte lo que le pidas.