Matrimonio gay expulsado por bailar en la Feria de Sevilla

“Dos hombres no pueden bailar juntos”, esto adujo el presidente de la caseta que expulsó a un matrimonio gay en la Feria de Sevilla. José Carlos Iglesias y Juan Carlos Cabezas, los cónyuges, no han dudado en denunciar ante los tribunales esta conducta homófoba de la caseta “Pero como tú ninguna”. Y desde luego, como esta caseta de rancia, homófoba y presuntamente delictiva, ninguna.

José Carlos Iglesias estaba invitado la noche del viernes junto a su marido y otros amigos a la caseta número 100 de la calle Pascual Márquez, del Real, pero en el momento en que la pareja se decidió a bailar unas sevillanas, una mujer ordenó parar la música y avisó a su marido, el presidente de la caseta. Ambos se dirigieron a José Carlos y a su marido para decirles: “No podeis bailar, estáis en una caseta de orden, dos hombres no pueden bailar juntos, ¿en qué país vivimos?”, y los echaron de su caseta.

Pues da la casualidad que vivimos en un país que ha reconocido los Derechos Civiles de los gays y que la discriminación por razón de la orientación sexual es delito y que por ser un matrimonio homófobo, facha y de pandereta, además de catetos, se os va a caer el pelo.

“Aquí no bailan maricones” decía el presidente a voz en grito, con las venas del cuello ya saturadas de manzanilla a punto de reventar, una joya de macho ibérico, seguro. Pues sepa usted, señor presidente de caseta de feria, que son muchos gays los que sacan sus procesiones de semana santa y los que confeccionan trajes de faralaes y los que cantan en sus grupos flamencos.

Esta no es la primera vez que los gays son agredidos en la Feria de Sevilla, el año pasado otra pareja gay denunció a una caseta por expulsarles tras darse un beso. Piénsenlo un poco señores/as  homófobos, a ver si los gays huyen en desbandada de su semana santa y su feria y quedan cuatro gatos dando palmas.