“Proposición número 8”, la homofobia de los mormones

Los estadounidenses en su tónica de inteligencia y tolerancia ya se plantearon si las parejas entre personas de distinta raza podían ser matrimonio, al final entraron por el aro. Hace unos años les tocó pensar en  el matrimonio homosexual, y esas mentes cercenadas por la Revolución Puritana se opusieron en estados como Arizona, California y Florida, donde después de aprobarlo se eliminó.

Lo que llama la atención es esta postura homófoba en California,  uno de los Estados con mayor historia de movilización LGTB de EEUU. La “proposición número 8” en California planteaba la eliminación del derecho de las parejas del mismo sexo a casarse.

Diferentes grupos en contra de los matrimonios homosexuales  consiguieron que esta proposición llegase a las urnas y organizaron una fuerte campaña. La proposición número 8 tiene una antecesora, la proposición 22, ya aprobada en el año 2000 y que establecía que “sólo el matrimonio entre un hombre y una mujer es válido y reconocido en California”, fue declarada inconstitucional en 2008.

Los principales impulsores de esta proposición restrictiva de los derechos civiles son las distintas pseudoconfesiones: mormones, baptistas, presbiterianos, evangelistas y demás fauna wue adoctrina a los descendientes de los marginados de Europa. El máximo apoyo a esta campaña en contra del matrimonio gay la ejercieron los mormones, y esto ha sido objeto de una película que se acaba de presentar, “Proposición número 8”, del mismo creador de “Me llamo Harvey Milk”.