Reig Pla, el obispo que tacha a los gays de pervertidos y se codea con Blas Piñar

Juan Antonio Reig Pla, actual obispo de Alcalá de Henares, conocido por ser expulsado de la Diócesis de Cartagena por querer apropiarse la titularidad de la Universidad Católica de Murcia, publica una lista de lecturas bíblicas para “curar a los gays” la misma semana del Orgullo, por aquello de sembrar la paz.

Este obispo amanerado, de piel lechosa y carne flácida, que no le ha dado un palo el agua en su vida “la lía” por dónde pasa. Ahora se inventa que puede cambiar nuestra orientación sexual si leemos: la Primera Carta a los Corintios 6, 10: “¿Ignoran que los injustos no heredarán el Reino de Dios? No se hagan ilusiones: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los pervertidos”; la Primera carta a Timoteo, donde se ha interpretado por la hermeneútica católica que al decir “impúdicos y pervertidos”, se refiere  los gays; y cómo no, hay que leer el Génesis, en concreto la destrucción de Sodoma y Gomorra.

También tiene la desfachatez de proponer seguir la vida de un santo mártir del que no se ha constatado históricamente ni su existencia, San Pelayo, que por no dejarse sodomizar por un califa, prefirió el martirio el 26 de junio del año 925.

Reig Pla pone la guinda a su esperpento presidiendo un acto por las víctimas “nacionales” de 1936 y en el que participó el ultraderechista Blas Piñar.

Yo, humildemente, os propongo estas lecturas: Primer Libro de los Reyes 11:3, donde se acepta la bigamia; el Génesis 19:30-38, donde se practica el incesto; y los versículos estrella, en el Libro de los Jueves 11:30-40, donde se aprueba el sacrificio humano. Vosotros mismos.