Suspensorio, morbo para unos, horterada para otros

En los últimos años parece que se han disparado los fetiches: cuero, zapas, ropa deportiva y los jockstrap o suspensorios. Sin duda, todo lo que estimule el morbo es beneficioso para una vida sexual divertida y sana.

El suspensorio nació como prenda deportiva, un tipo de calzoncillo para sujetar los genitales en actividades físicas. Consiste en una banda elástica en la cintura con una bolsa para poner los atributos y dos tiras, que van desde la base de la bolsa, por debajo de las nalgas, hasta unirse a la banda elástica de la cintura, bueno, mirando la foto os haréis una idea…

Hay varios tipos, el de banda ancha con coquilla, que usan los jugadores de baseball y rugby, para proteger los testículos. También los hay de banda ancha sin coquilla, es el que suelen usar luchadores, jugadores de fútbol americano, ciclistas y mucha gente en el gimnasio…subiendo la temperatura a su paso… En otras ocasiones se usan con uniformes deportivos para disimular erecciones inoportunas.

Suelen usarse también en actividades que requieran gran esfuerzo físico, obreros de la construcción, policías o leñadores, esto ya supongo que ha disparado la fantasía de algunos… Por su comodidad, y sobre todo en verano, hay muchos hombres que los usan en su vida cotidiana.

Parece que todo en el suspensorio son ventajas, ya que al mantener el escroto separado del muslo, evita el roce. También, al prescindir de la tela que cubre los glúteos, conservan menos humedad y son más frescos.

Al margen de todas sus bondades, lo cierto es que el suspensorio es ya un icono sexual, sobre todo entre los gays. ¿Tienes ya uno?