¿Tenemos una televisión gay?

La mayoría de presentadores que más destacan en España o están ya fuera del armario o son “presuntamente” gays. ¿Comunicamos mejor?, ¿somos más guapos?, ¿qué ocurre?. Hemos pasado de estar en la sombra a protagonizar la existencia del medio de comunicación más popular, la televisión.

Pese a quién pese los gays “venden”, hasta las personas que no conocen a ningún homosexual, quienes no les tienen especial simpatía, todos, se ven atraídos por esta generación de hombres que ha convertido la televisión en España en algo atrayente e hipnótico.

Uno de los precursores fue Boris Izaguirre, dando una imágen del homosexual un tanto histriónica, pero necesaria para quitarnos toda la caspa que cubria el solar patrio. Jesús Vázquez, tras una primer etapa de negación de su condición sexual, ya la ha “amortizado” con creces.

Cómo no nombrar a gays tan ilustres de la pantalla como Miguel Ángel Nicolás, Antonio Sánchez Casado, Máxim Huerta, Aitor Trigos, Luis Rollán, Jorge Sandoval, Antonio Albert, Toni Díaz…y tantos otros.

También está el capítulo de los “presuntos” gays, encabezado por Jaime Cantizano, a quien la rumoroligía ha legado a casar con un futbolista. En este grupo están también Hilario Pino, Eduardo Yanes, Emilio Pineda, Alberto Herrera…

También están los que sin decir nada sobre su orientación, ya lo han dicho todo, por ejemplo Carlos García Calvo, Nacho Montes o Josemi Rodríguez Sieiro.

Capítulo a parte merece Jorge Javier Vázquez, ganador de un “Premio Ondas” y buque insignia de los comunicadores rosas. Y un último descubrimiento, un chico al que le encanta salir por el ambiente madrileño, al menos frecuenta habitualmente Studio54, local espléndidamente llevado por Enric Escudé. Se trata del presentador que acompaña a Mariló Montero en “Las Mañanas de La 1”, José Ángel Leiras.