The Acid Queen- Con peineta y mantilla de paseo por Sevilla

A las [email protected]s nos de dios o el que nos las tenga que dar. Atrás queda la Semana de Pasión con la resaca de olor a cirio y azahar, incienso y sonido de saeta………..que paradoja y a la vez incongruencia que se dá en esta celebración.

Tengo que reconocer que como muestra artística es sin lugar a dudas una tradición que merece la pena por lo menos una vez, seguir detalladamente, esas tallas antíguas, esos pasos mecidos al compás de la banda de clarines, esos gritos enfervorecidos casi hasta el paroxismo, esas lágrimas de gozo ante la venerada imagen, y de tristeza por no poderla ver desfilar, maldita lluvia………..

Primero, ya por adelantado, tengo que decir que soy de los que me encanta la estética barroca de las procesiones del sur de españa y la austera de las del centro, ambas me parecen estéticamente una obra de arte, unas por su sencillez, su minimalismo en decoración, su silencio intimidatorio, las otras por sus excesos en joyería, oros, platas, brillantes……ambas hermosas.

Dicho esto, tengo que añadir que me parece incongruente, mucho de lo que sucede en todo esto, no hace tanto me enteré de un caso de un gay, de un pueblo, del sur, que había pasado la mayor parte de su vida como vestidor de la virgen, a la que a parte de engalanar con gusto, había comprado y donado todo tipo de joyas y oropeles…..hasta ahí pues alla cada cual, lo que me parece inconcevible, es que precisamente por ser gay no le dejaban salir acompañando al trono de la que era el centro de sus atenciones y vida casi……..me parece genial que cada uno crea en lo que quiera, pero siempre vuelvo al mismo punto…….como puede uno ser gay, y bailarle el agua a la iglesia, y que conste que solo lo comento no lo critico, no lo entiendo, si quieres acudir a la semana santa genial, si quieres tener tu propio trono en el salon de casa y cantarle saetas por la mañana, estupendo, pero no entiendo como se puede uno agachar, bajar las orejas, dejarse humillar por unos señores de negro que más les valdría estar callados.

Si la fé mueve montañas, coño, échale huevos, clavate la peineta, ponte la mantilla y plantale cara al cuervo que te ha humillado y señalado con el dedo toda la vida, y de paseo detrás del trono que más te guste…….

Que le debemos a estos señores que predican lo que ellos no hacen, o hacen lo que no predican, con que integridad moral se atreven a señalar a alguien por su condición sexual, deberían de releerse la biblia, ese manual que enarbolan como ley y castigo, porque se llevarían muchas sorpresas, han deformado, desvirtuado lo que allí está escrito, a su conveniencia, pero en ningún renglón de los que allí hay escritos dice que a la gente hay que machacarla, hacer escarnio público, humillarla, y menos abusar de ella en estado de indefensión.

La suya estoy [email protected], que no es la palabra de alguien a quien ellos llamas dios.