Tres bellezas extrañas de la pasarela

A veces hay modelos masculinos que rompen la norma, en ocasiones esto es de agradecer, a veces nos hartamos de bellezas nórdicas e hispanos de molde. De vez en cuando aparecen chicos con caras extravagantes, adróginas, incluso rostros de “andar por casa”.

Esi sí, todos ellos con cuerpos por encima de la media. Sabed todos que la dictadura de la estética levanta su mano en los rostros, pero jamás en los cuerpos, que deben ser delgados, musculados o fibrados, jamás flácidos ni gordos. Y el vello sólo se admite si recubre, delicadamente y con un largo estudiado, un cuerpo “legal” según esta dictadura.

Ejemplos de bellezas raras son Yuri Pleskun, Cole Mohr y Jacob Coupe, entre otros.  El primero de ellos es un malote del Bronx, mal estudiante y con problemas con la policía. Al menos no es una pose, es un malote de verdad, de esos que tanto agradan a algunos. También ha reconocido que fuera del trabajo le encanta emborracharse…es un amante del vodka. Sus últimos trabajos han sido para Valentino y H&M.

Cole Mohr, a medio camino entre una estrella del pop y un modelo, gasta un look de clubber lleno de tatuajes. Con su actitud de chulo veinteañero ha cautivado a Marc Jacobs, Dior Homme o Burberry, entre otros. También potencia su apariencia andrógina, muy delgado, pálido, casi enfermizo. Cole se hizo famoso por medio de las campañas para Dior desde 2006.

Por último, Jacob Coupe , siempre con cara de boxeador a medio despertar. Este británico acaba de llegar a la moda de manera triunfal, abrió el desfile de Prada en Milán. Igualmente le pega un look de vanguardia, que de sibarita norteamericano, que de lord inglés.

¡Ánimo, que teniendo un cuerpo dictatorial, ya podemos ser más feos que un perro que triunfaremos!