Alexander McQueen ha muerto, adiós a la simbiosis entre tecnología, moda y arte

Alexander McQueen ha sido encontrado muerto en su domicilio de Londres,en West End, ayer por la mañana. Su muerte se produce a escasas semanas de presentar su nueva colección en la “Semana de la Moda de París”. Aquí presentó unos vestidos cortos excéntricos y muy estructurados, ejemplo de su universo particular.

La gurú de la moda Isabella Blow, amiga íntima del diseñador y quien le ayudó a lanzar su carrera, se suicidó hace casi tres años. Algunos apuntan que esto ha influido en depresión de Alexander.

McQueen no terminó de superar la muerte de su madre, fallecida el pasado 2 de febrero. Los tabloides ingleses aventuran que puede haber sido un suicidio. La cuenta de Twitter del diseñador contenía mensajes que han apoyado esta tesis: “RIP mumxxxxxxxxxxxx”, “espantosa semana”, “los amigos han sido maravillosos”, “ahora de algún modo tengo que recuperarme”.    

El diseñador tenía 40 años, sucedió a John Galliano en 1996 en Givenchy, antes de asociarse a Gucci.  Esto lo convierte en uno de los diseñadores más influyentes de finales del siglo XX.

Alexander nació en Londres y desde niño se dedicó al diseño, finalmente se graduó en la escuela St. Martins College of Art & Design de Londres. Pronto los sastres Anderson & Sheppard le ofrecieron incorporarse a la firma. Después trabajó para Romeo Gigli y Koji Tatsuno, antes de abrir su propio estudio en East London.

McQueen fue distinguido por Su Majestad Británica, la reina Isabel II en el 2003, haciéndolo “Comandante del Imperio Británico” por su aportación a la moda.

“McQueen influyó a toda una generación de diseñadores. Su brillante imaginación no sabía de límites mientras evocaba colección tras colección de extraordinarios diseños”, ha comentado Alexandra Shulman, editora del “Vogue” británico. “A cierto nivel era un maestro de lo fantástico, creando modas increíbles que mezclaban diseño, tecnología e interpretación y a otro nivel era un genio moderno cuya estética gótica fue adoptada por mujeres de todo el mundo”, recordaba Shulman.

Sus seguidoras más fieles, Lady Gaga, Sandra Bullock y Cameron Díaz tendrán que olvidarse de volver a vestir auténtica alta costura de vanguardia.