La piel que habito, Antonio Banderas y Almodóvar en carne viva


Mañana se estrena “La piel que habito”, la última película de Pedro Almodóvar, que narra la obsesión de un cirujano plástico por crear una piel resistente al fuego tras la muerte de su esposa en un incendio. Cualquier otro que hubiera intentado adaptar esta novela de Thierry Jonquet, “Tarántula”, hubiera fracasado estrepitosamente por lo rocambolesco del argumento, pero parece que Pedro ha salvado la situación.

Esta historia de transgénesis entre seres humanos y cambio de sexo como forma de venganza no ha sido bien entendida en Cannes, donde no ha recibido ningún premio. La protagonista, Vera, está retenida por el cirujano (Antonio Banderas) en una mansión en el campo, donde es sometida a tratamientos durante seis años para sustituir su piel por otra resistente al fuego, borrando así todas sus señas de identidad.

En esta cinta, que Almodóvar tacha de “incalificable” no hay nada gore, aunque la trama pudiera sugerirlo, podemos decir que se trata de un thriller fantástico o como ha dicho el director “terror sin sustos”.

En esta renovada versión del mito de “Frankenstein” también participa la inconmensurable musa Marisa Paredes y Elena Anaya. Con todo el dolor de mi corazón, por lo que me gusta Almodóvar, esta peli me huele a bodrio… ya me contaréis.

 

Ir arriba