Los Simpsons, la serie de dibujos más filogay


Los Simpson son uno de los íconos del siglo XX, con un largometraje en su haber la comedia de situción de Matt Groening critica el estilo de vida norteamericano.

Siempre ha contribuido a la visibilidad gay gracias a su humor sobre cómo los norteamericanos tratan a los homosexuales, pero también se hace eco de los errores de la comunidad gay, como la frivolidad y su tendencia al gueto. La revista gay más importante de los Estados Unidos,” The Advocate“, ha reconocido su labor en numerosas ocasiones.

Algunos de los personajes gays que han ido saliendo del armario en la serie son Patty Bouvier, la hermana de Marge y Selma; Waylon Smithers, un homosexual conservador, reprimido y enamorado enfermizamente de su jefe.

También es de destacar John, alter ego del director gay John Waters, el anticuario que se hizo amigo de la familia Simpson en el capítulo titulado “Homerfobia”. La escena de las Acerías Ajax de América fue genial: obreros musculosos y varoniles, que al final del trabajo trasforman la fábrica en una discoteca gay al ritmo de “Every Dance Now”.

Los Simpson son un fenómeno mediático que contribuye a la visibilidad y normalización de la cultura gay. Si todos los temas se trataran igual, con normalidad, el mundo sería más fácil.