Octavio Aceves, a rey muerto, rey puesto

Octavio ha conseguido el divorcio de Napoleone Giordano. El que fuera su pareja durante nueve años le ha salido “rana” en el matrimonio. Poco han durado casados, sólo desde julio de 2009.

Ni siquiera la ceremonia ideal en el Consulado Español de una ciudad italiana fue buen inicio de esta historia. Pero ya se veía venir, estas eran las declaraciones del nigromante antes del enlace: “Me siento inmensamente feliz. Nos casamos después de 9 años y 16 rupturas, pero me he dejado convencer por él porque le amo. Es un momento de mi vida muy especial y me ilusiona mucho esta boda”.

Tras el ágape en una de las casas de Claudia Cardinale y luna de miel en Capri, todo se enrareció, hasta el punto de que Octavio acaba de recibir la sentencia del divorcio esta semana.

Hay que reconocerle a Napoleone, de 48 años y radiólogo en un hospital de Nápoles, su entrega a Aceves, diagnosticado de Parkinson hace poco tiempo. Pero la carne es débil, y presuntamente Napoleone tiene ganas de jarana a pesar de su edad y le “ha puesto los cuernos” al futurólogo. La presunta infidelidad era continuada con un amante “fijo discontinuo”, un tal Raffaele.

Pero, un “echador de cartas”, que se precia de haber prestado sus servicios a la Reina Sofía, ¿cómo no vió que Napoleone le iba a traicionar?. El caso es que ya ha presentado a su nuevo novio, un antigüo cliente. A rey muerto, rey puesto.