SUMMER, SEX, LOVE and FRIENDSHIP

Este verano ha sido fantástico, ha habido risas, noche, sexo y amigos en cantidades industriales. Todo comenzó con un fin de semana en Torremolinos y terminó con un grupo de chicos maravillosos, guapos y juerguistas en una cala de ensueño en Villajoyosa.

Dos de mis mejores amigos se fueron a principio de agosto a pasar un finde en Torremolinos, me avisaron cuando iban de camino, y yo, ni corto ni perezoso, eché cuatro camisetas, gayumbos limpios y unos condones en la maleta (que uno siempre es optimista) y salí derrapando para ese paraíso gay-kitsch. Allí conocimos a unos madrileños súper monos, pero el finde se acabó. A mi se me frustraron los planes de irme al Circuit Festival de Barcelona con mis amigos porque tengo menos patrimonio que Burundi, así que decidí irme a un encantador pueblecito de la Costa Blanca, entre Benidorm y Calpe, a la casa familiar.

La primera noche que salí me encontré por las calles de Benidorm a un efebo tatuado, el Dj más guapo de todo el Mediterráneo, él me enseño el ambiente y me invitó a ir a la playa donde pinchaba, el Racó del Conill. Allí me encontré, por casualidad a los madrileños de Torremolinos y ha sido un no parar.

Pronto se hizo un grupo heterogéneo de cachitas, efebos, osos y demás fauna, donde el buen rollo lo ha regido todo. Y yo, el chico de provincias, ingenuo y regordete…he arrasado!!! Hasta he tenido 3 pretendientes no correspondidos…

Pero vamos al grano, entre baños en una cala maravillosa durante el día, la mejor música de Dj Antonio Miracle y las salidas por Benidorm por la noche ha sido el mejor verano en años, incluyendo una semanita con un guapísimo monitor de Pilates de Santa Pola y algún que otro pecado inconfesable.

Ha sido el summer sex, love and friendship, mi verano.