The Rainbow Traveller – Praga II

 

Una de las zonas turísticas por excelencia , en pleno corazón de la Ciudad Vieja, al lado del Ayuntamiento, es el Reloj Astronómico de Praga. Es un impresionante reloj medieval, que data de 1410, y que tiene varias particularidades.

Tiene dos esferas, la superior es el reloj astronómico, marca la posición de la Luna, el Sol y el planeta Venus, el inferior y más grande, marca la hora europea en números romanos, la hora bohemia en su parte exterior y la babilónica con caracteres arábicos, así mismo hay una esfera inferior en la que están representados todos los signos del zodíaco, pero a pesar de todas estas características, la que más turistas congrega es la figura de la muerte que situada en la parte derecha de la esfera, tira de la cuerda y toca la campana cuando el reloj marca las horas, una vez que la muerte ha tocado la campana, se abren dos ventanas por las que salen los doce apóstoles.

Es digno de observar el gentío que cámara en ristre se congrega cuando se está acercando el momento, igual que aquí en España cuando la gente va a ver al papamoscas, merece la pena sentarse en cuanquiera de las cafeterías de los alrededores del reloj para ver a la gente mirado hacia arriba con la boca abierta.

Muy cerca del reloj, y visible desde la misma plaza, se encuentra la iglesia de Nuestra Señora de Tyn, de la cual destacan sus torres góticas de 80m de altura, la iglesia solamente se abre para oficios religiosos y para conciertos, merece la pena asistir a uno si os coincide la programación con vuestra estancia, algo que podéis mirar en cualquier guía, ya que en casi todos los templos de la ciudad se celebran conciertos durante toda la semana.

La música es una de las grandes actividades de la vida cultural de la ciudad, conciertos, ópera, teatro, y las mundialmente conocidas marionetas de Praga