¿Utopía gay, hacia dónde vamos?

Hay gente que dice que la mayoría de los gays no son visibles, que no salen por el ambiente, que en sus trabajos no lo saben…Pero hoy me voy a centrar en los hechos, en los gays que se ven.

Los gays de “a pie de calle”, los que la mayoría conocemos, ocupan gran parte de su tiempo en hacerse perfiles para ligar, actualizarlos y quedar con sus “presas”, incluso a costa de no quedar con sus amigos o cancelar planes. Aunque ha caído en desuso el “cancaneo”, ahora el cruissing hace furor, consiste en echarse a la calle (en zonas determinadas) a buscar sexo. Saunas y otras variantes hacen las delicias de nuestros conocidos, y quizás de nosotros mismos. ¿Quién no ha ido a una playa buscando dejarse querer?, ¿quién no ha ido a la piscina de Lago en las tardes calurosas de Madrid?

Tras constatar que el sexo es el principio rector de muchos gays que conocemos, explicaremos todo el universo que gira en torno a él.De nada vale hacer todo lo anterior, incluso acudir a las sesiones Supermartxé o WE, si no cumples escrupulosamente estos cánones:

1.- Compra ropa de marca, a poder ser de marcas filogays, como Bikkembergs, Doce&Gabanna, Fred Perry

2.- Cuando salgas de casa a currar llévate el petate con ensalada de pollo, batidos de proteínas y la ropa de gimnasio talla bebé…para hipertrofiarte lo que puedas para el finde.

3.- Elige los modelitos que más te marquen el culo y el paquete, si dejas ver la marca del calzoncillo o la goma del suspensorio, mejor que mejor…

4.- ¡Ah!, no olvides quitarte la camiseta en cualquier mes del año, enseña chicha, que es lo que cotiza.

5.- Los más guays consumen la última pastilla de moda durante las noches de fiesta, creo que ahora lo que mola son las llamadas “orquídeas”, y si no, unos gramitos de coca con los amiguísimos. Estos últimos son conocidos de una noche o gente con la que tienes sexo esporádico al final de la noche…tipo consoladores con patas.

Si no cumples estos cánones, engorda un  poquito más y déjate barba que los osos se llevan un montón.